Noticias del Sector
  Agricultura
  Ganadería
  Producciones Alternativas
  Agroindustria
  Clima
  Indicadores
  Agenda

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
< Volver
“HAY UNA OPORTUNIDAD DE DESARROLLO JUJUY EN EL CAMBIO DE SU MATRIZ PRODUCTIVA” 14-01-19
 

En una entrevista publicada en El Tribuno Campo, el Presidente de Cannava S.E., Gastón Morales, dio detalles sobre la marcha de la política de promoción del cultivo y producción de cannabis con fines medicinales que lleva adelante Jujuy.

La decisión del Gobierno de Jujuy de llevar adelante el cultivo de cannabis y sus derivados, con fines científicos y medicinales, avanzó en acciones concretas en los últimos meses de 2018. Con el objetivo de conocer en qué situación se encuentra el plan y cuál es su futuro, El Tribuno Campo entrevistó al presidente de Cannabis Avatãra Sociedad del Estado (Cannava S.E.), Gastón Morales, la empresa estatal creada para liderar el proyecto.


¿Dónde están parados hoy respecto del proyecto del proyecto de producción de cannabis medicinal en Jujuy?


Desde que el gobernador Gerardo Morales tomó el tema del cannabis medicinal como una política prioritaria para desarrollar en Jujuy, en paralelo con lo que es el desarrollo global que está viviendo la industria -en la medida que se van abriendo los mercados legales y se va dando el cambio de paradigma en el abordaje de la planta de cannabis en insumos medicinales-, hemos conformado un equipo de trabajo, desde hace unos 14 meses, para la preparación de la plataforma jurídico institucional que nos permite llevar adelante distintos proyectos. En ese momento era menos ambicioso que ahora, planteábamos tres hectáreas para hacer una prueba e ir viendo y tomar conocimiento y experiencia en el tema. Hoy hablamos de una escala totalmente distinta.


Por ejemplo, con Aphria celebramos a fines del año pasado una carta de intención para llevar adelante un proyecto específico con y semanas antes cerramos un acuerdo comercial de envergadura con Player’s Network (Green Leaf Farms), una empresa estadounidense, radicada en Nevada, que desde hace 7 años desarrolla distintas actividades vinculadas a la industria del cannabis medicinal y recreativo; cosa que no pasa en nuestro país y lo aclaro para evitar malos entendidos.


Además, estamos trabajando fuerte con INTA; Inase; Senasa, Secretaría de Salud de la Nación; Gendarmería Nacional, y otras áreas del Ministerio de Seguridad de la Nación; y con ministerios locales, principalmente el de Salud y, finalmente, Cannava S.E., liderando lo que es la definición de los ejes y lineamientos de la estrategia de la provincia en este esquema de promoción del cultivo y producción del cannabis con fines científicos medicinales bioterapéuticos.


En las próximas dos o tres semanas esperamos tener los permisos en materia de seguridad y de importación de semillas para largar con el plan piloto del cultivo.


¿Cuál es el status quo legal del cannabis en la Argentina? 


Hoy la planta de cannabis tiene un encuadre jurídico bastante híbrido. Está en la lista de estupefacientes de lo que es la ley de drogas de Argentina, por lo cual sigue siendo una sustancia prohibida, con la paradoja que es una sustancia prohibida al mismo nivel que el paco, la cocaína o la heroína, siendo que la experiencia humana ha podido demostrar que la planta de cannabis, independientemente de que pueda dar lugar a un abuso, no tiene la misma capacidad de daño que esas sustancias.


Tenemos también la incorporación de la planta de cannabis y su uso medicinal a través de la ley 27350/17 que empieza a correr el posicionamiento de esta planta desde lo netamente estupefaciente o narcótico a la posibilidad del aprovechamiento de sus beneficios medicinales.


Sin perjuicio de eso, en el país hasta el momento -si bien tenemos actualmente la experiencia del ensayo clínico que se está haciendo en el Hospital Garrahan- vemos que la gente que accede al paliativo de aceite de cannabis u otros derivados medicinales, siguen recurriendo al mercado negro, con lo cual tenemos una contradicción muy fuerte, porque no se sabe qué producto está adquiriendo, qué proceso productivo tiene, a qué tipo de control fitosanitario y de calidad fue sometido, y para qué tipo de patología sirve. Actualmente, solo el tratamiento de epilepsia refractaria es el autorizado por la Secretaría de Salud para ser tratado con el aceite de cannabis, es un camino que recién empieza y en el mundo hay abundante experiencia en cuanto al horizonte que podemos esperar de aquí a varios años.


Nosotros estamos acuerdo con el posicionamiento de la Secretaria de Salud de la Nación, que toma todo esto con mucha seriedad. Anmat tiene una gran fuerza en la regulación de medicamentos, con experiencia y seriedad, conformado por personas de carrera.


En resumen, hay que transitar el proceso institucional y científico paso a paso y buscando la excelencia.


¿Por qué la estrategia de avanzar con distintas empresas para llevar adelante el plan de producción?


Entendemos que detrás de esta iniciativa gubernamental de política pública, cuyo espíritu es la salud pública, hay una oportunidad de desarrollo para la provincia en el cambio de su matriz productiva. Hay una potencia de desarrollo industrial y productivo importantísima y, en ese sentido, el Gobernador Morales ha puesto en la mira aprovechar este desafío para permitir que haya una transición de los cultivos clásicos de la provincia, y del Norte en general, a una alternativa que, al menos, nos permita un horizonte de mayor rentabilidad y continuidad laboral para las familias que trabajan en el tabaco y la caña de azúcar. De esta manera, se puede aprovechar la potencia productiva histórica de la provincia, a través de la Cooperativa de Tabacaleros de Jujuy y el conocimiento del trabajo de la tierra y con las plantas.


La planta de tabaco no es tan distinta a la planta de cannabis y la posibilidad de su conversión en múltiples subproductos medicinales es muy importante y con un mercado interesante a nivel mundial y que se irá abriendo poco a poco a nivel local.


Respecto a los actores que hoy están involucrados en el plan productivo, algunos fueron buscados y muchos se acercaron solos. Hubo interés genuino de empresas, de distintos lugares del mundo, vinculadas al tema y actualmente estamos en procesos -no tan avanzados como el caso de Green Leaf Farms- que van tomando forma y queremos encararlos con intensidad para llevarlos adelante.


Hay tierra; hay vocación estatal y sustento de las autoridades involucradas para desarrollar el proyecto; en seguridad, que es el tema más importante, la Policía de la Provincia está muy involucrada en el desarrollo de los protocolos y en la provisión de recursos humanos, capacitados y especializados, para prestar el servicio de seguridad. Así que creemos que vamos a poder ir cerrando todos estos frentes, esperamos que este año sea para eso.


¿Cannava S.E. estableció parámetros de calidad en cuanto al producto final, de seguridad, etc., de manera que quienes se involucren en el proyecto deban cumplir con esas exigencias?


Sí, tenemos que cumplir con las exigencias fitosanitarias y científicas que establece nuestra normativa nacional, y ahí tenemos el respaldo de Anmat y Senasa.


Después, no podríamos establecer o pretender exigir ciertos estándares de calidad en un proceso que no conocemos. Estamos llevando adelante un proceso que, si bien no es tan complejo, es la primera vez que el Estado se inmiscuye. En ese camino podremos ir exigiendo ciertas posturas.


Lo que sí le puedo decir es que en los contratos y en el acuerdo comercial firmado con Green Leaf Farms hemos establecido la necesidad de conformar un consejo de administración que, en la medida que vamos enfrentando a las necesidades de tomar decisiones, la Provincia de Jujuy se reserva la posibilidad de evaluar y definir todo lo que surja y habilitar o no todo lo que haya que habilitar. La Provincia estará presente y acompañará todo el proceso, desde la semilla hasta el producto final, lo cual nos dará un know how que de aquí a un par de años -cuando la legislación se flexibilice y vamos hacia un esquema de cultivo controla en pequeños y medianos cultivadores- nos permitirá aprovechar toda la potencia productiva del tabaco y la caña de azúcar.


¿Tienen alguna proyección respecto de los temas económico y laboral? 


Sí, tenemos un plan de negocios, lo hemos trabajado bastante. Tenemos un modelo financiero también, pero sabemos que, en los próximos dos o tres años, no veremos ganancias. Este año será simplemente para llevar adelante el plan piloto de cultivo para así, en agosto o setiembre, sentarnos con la información y proyectar el proceso industrial sobre la base de un esquema más estandarizado y de escala.


Los especialistas de la Provincia y Green Leaf Farms estiman que en el segundo año podríamos llegar a 200 hectáreas cultivadas y el proyecto tiene la expectativa de llegar a las 1.000 hectáreas en los próximos cinco años.


Ahora, hablando de lo que está por pasar realmente, el plan de cultivo piloto nos va a permitir estandarizar el proceso industrial a campo abierto y la industrialización posterior y la producción de los aceites y derivados en la zona franca de Perico. A partir de ahí, estimamos que en el tercer o cuarto año la Provincia estará empezando a generar genuinamente entre 8 y 15 millones de dólares por año y, desde allí, seguir creciendo.


Cabe aclarar que el Estado jujeño no se deshace de un solo metro cuadrado de tierra, finca El Pongo son tierras estatales y debemos cumplir el legado de don Plinio Zabala.


Por: Belisario Saravia Olmos


Fuente: El Tribuno Campo

Producciones Alternativas | Cannabis medicinal
< Volver

 

 

Todos los derechos reservados - AgroNoa - Copyright © 2006 - Diseño: BarNews Reseach Group